Picaduras de medusa: Todo lo que debes saber

Las picaduras de medusa son problemas relativamente frecuentes para las personas que andan, nadan o bucean en el mar. Los tentáculos largos que se extienden desde el cuerpo de la medusa pueden inyectarte el veneno de miles de aguijones punzantes microscópicos.

Las picaduras de medusa varían mucho en cuanto a su gravedad. En la mayoría de los casos provocan dolor inmediato y marcas con enrojecimiento e irritación en la piel. Algunas picaduras de medusa pueden provocar enfermedades de todo el cuerpo (sistémicas). Y, en casos raros, las picaduras de medusa pueden llegar a ser mortales.

¿Qué son las medusas?

Las medusas (Medusozoa), también llamadas aguamalas, malaguas, aguavivas, aguacuajito, aguacuajada, o lágrimas de mar, son animales marinos pertenecientes al filo Cnidaria (más conocidos como celentéreos); son pelágicos, de cuerpo gelatinoso, con forma de campana de la que cuelga un manubrio tubular, con la boca en el extremo inferior, a veces prolongado por largos tentáculos cargados con células urticantes llamados cnidocitos. Aparecieron hace unos 500 millones de años en el Cámbrico.

Picaduras de medusa

Peligrosidad de la medusa

Existen medusas con diferentes características físicas y distribuciones geográficas; todas ellas resultan dañinas para el ser humano, pero existe una que es considerada como la más venenosa y letal del mundo: la avispa marina. Esta especie habita en aguas australianas principalmente (existen algunos ejemplares en el océano Índico y Pacífico) y es la más peligrosa, pues no puede percibirse a simple vista por su color transparente y es capaz de acabar con la vida de una persona en cuestión de tres minutos tan sólo con el contacto que casi siempre suele pasar desapercibido.

Síntomas

Algunos signos y síntomas frecuentes de las picaduras de medusa son los siguientes:

Ardor, hormigueo, dolor como aguijón

Marcas rojas, marrones o moradas en la piel, una «huella» del contacto de los tentáculos con la piel

Picazón

Hinchazón

Dolor pulsátil que se extiende hacia arriba en una pierna o en un brazo

Las picaduras de medusa graves pueden afectar varios sistemas corporales. Estas reacciones pueden aparecer rápidamente o varias horas después de las picaduras. Algunos signos y síntomas de las picaduras de medusa graves son las siguientes:

Dolor de estómago, náuseas y vómitos

Dolor de cabeza

Dolores o espasmos musculares

Debilidad, somnolencia, palidez y desorientación

Dificultad para respirar

Problemas cardíacos

La gravedad de la reacción depende de lo siguiente:

El tipo y tamaño de la medusa

Tu edad, contextura física y estado de salud; las reacciones graves son más probables en niños y en personas con problemas de salud

Tiempo de exposición al aguijón

Cantidad de piel afectada.

Cómo actuar en caso de picadura:

Lava la zona con agua marina o suero fisiológico. Si la picadura es de una medusa tropical aplica vinagre o zumo de limón (No para las medusas que podemos encontrar en España).

Quita los restos o trozos de medusa con pinzas o con la mano siempre que esté bien protegida.

Aplica frío (por ejemplo, una compresa fría), sin frotar, durante unos 15 minutos para aliviar el dolor. Si usas hielo evita el contacto directo con la piel. Si es posible, eleva y sujeta la parte afectada para reducir la hinchazón.

Si se presentan síntomas como malestar general, cefaleas, mareos, náuseas, vómitos o calambres musculares vete al hospital más cercano. Procura informar al equipo médico de qué tipo de medusa se trataba. Excepcionalmente, el veneno puede provocar una reacción alérgica grave (shock anafiláctico).

Pueden necesitar atención especial los grupos más vulnerables como niños, personas mayores o con alergias.

Desinfecta la picadura con alcohol yodado 2-3 veces al día durante 2-3 días

Por otra parte entre los remedios caseros está el vinagre. Se dice que es mejor e enjuagar con vinagre la picadura de medusa. Ya que el vinagre es un ácido débil que puede evitar que los aguijones se activen (es decir, liberen veneno) en algunos tipos de medusas, sobre todo en los tipos más peligrosos de cubomedusas (o cubozoos). Pero enjuagar una picadura de medusa con agua dulce puede hacer que se activen más aguijones. Antes se creía que enjuagar una picadura de medusa con agua de mar servía para impedir la liberación de más veneno. Pero ahora algunos expertos dicen que, en realidad, puede empeorar la picadura.

Así mismo, no frote ninguno de los aguijones que aún queden sobre la piel. Esto se solía recomendar, pero ahora se cree que empeora la picadura.

Tratamiento para las picaduras de medusa

Es muy importante saber cómo era la medusa, a grandes rasgos, para poder informar al médico y así este pueda determinar cuál ha sido la especie que causó la picadura, ya que el éxito del tratamiento farmacológico depende en gran parte de este dato.

En primera instancia, el médico debe retirar los residuos de veneno y posteriormente recurrirá, según sea el caso, al uso de corticoides tópicos, antiinflamatorios y antihistamínicos orales. En caso de que haya infección, el tratamiento incluirá antibióticos tópicos.

Si la persona afectada es alérgica, el médico procederá a aplicar un tratamiento especializado para evitar que los síntomas empeoren. Sin embargo, las medidas de atención primaria mencionadas anteriormente sirven para asistir a la persona en el momento hasta su ingreso en el hospital.

Recomendaciones para evitar las picaduras de las medusas:

Evitar los baños en zonas con abundancia de medusas.

Los tejidos gruesos parecen proteger del contacto (neopreno, lycra gruesa…)

Evitar tocar animales o restos marinos: aunque parezcan muertos pueden liberar el veneno.

La aplicación de una leche o crema solar tiene un efecto protector. También se pueden utilizar cremas repelentes de picaduras de medusa pero no todas tienen una eficacia comprobada.