Perro a la playa: Consejos útiles para llevarlos

A continuación te traemos los mejores consejos para sacar a tu perro a la playa. Siguiendo esta guía tendrás una idea de todo lo que debes realizar, para que tanto tu como tu perro disfruten un día de playa. Síguenos leyendo

Consulta con el veterinario

Siempre es recomendable que tu veterinario evalúe si tu mascota está en condiciones para ir a la playa sin que su salud corra algún riesgo. La edad, nivel de actividad física o alguna condición médica son factores a tener en cuenta.

Lleva una sombrilla y toalla exclusivas para tu mascota

Tu perro necesita un lugar con sombra para guarecerse del sol y de la arena caliente: no basta con que le regales una esquinita de tu toalla y un pedacito de la sombra que da tu sombrilla. Coloca una sombrilla y una toalla que serán de uso exclusivo para tu engreído.

Pregunta si la playa permite mascotas

No todas las playas permiten el ingreso de mascotas. Asegúrate de comprender las políticas con respecto a traer perros. Por ejemplo, mientras que algunas aceptan a perros sin correa; en otras, es importante que tu mascota la tenga puesta, ya que evitaría que se asusten y salgan corriendo o, en el peor de los casos, se peleen con otras mascotas.

Sin embargo, si tu perro es agresivo, es recomendable que no lo lleves a tu viaje para evitar cualquier tipo de inconveniente con otros dueños y mascotas.

Golpes de calor

Los animales también pueden sufrir un golpe de calor, como nos ocurre a los humanos, así que trata de evitar que esté al sol constantemente y que haga un ejercicio intenso durante las horas de más calor.

Haz una pequeña ruta para su actividad física

Si por algo llevamos a nuestros perros a la playa es porque allí pueden correr y jugar con auténtica libertad. Se trata de una buena oportunidad para que el perro realice actividad física, libere energía y adrenalina, así como para fortalecer su musculatura. Para ello, podemos organizar un pequeño paseo o ruta que garantice que el canino se divierta como nunca.

Controla los tiempos

Cuando se meta en el agua, controla el tiempo que esté dentro de ella y comprueba su capacidad para salir y entrar por su propio esfuerzo. Es importante que disfrute de la experiencia evitando situaciones de estrés para él como por ejemplo que no encuentre la salida, que no sepa nadar o le cueste mucho, etc.

Agua de mar

Evita que beba agua del mar. Les produce diarrea y trastornos de estómago. Para evitar que esto ocurra, ofrécele a menudo agua para que se mantenga hidratado y no sienta la necesidad de beber el agua salada.

Elegir las horas más adecuadas

Perro a la playa

Las visitas a la playa con perros se deben hacer a primera hora (antes de las 10 de la mañana) o a última hora (a partir de las 4 o 5 de la tarde). Así evitaremos las horas de mayor radiación solar y calor, pero también las de mayor afluencia de gente, por lo que nuestra mascota podrá correr en la arena sin oposición.

Hidratación

Mantenlo bien hidratado, a ser posible con agua limpia y fresca. Recuerda que la ingestión de agua del mar puede producir intoxicación por sal en los perros, provocando graves alteraciones gastrointestinales (vómitos, diarreas y deshidratación) y neurológicas (letargo, temblores, convulsiones, coma e incluso la muerte) .

Protector solar

La piel de los perros también se puede quemar (las zonas más sensibles como la nariz y las orejas porque están desprovistas de pelo que los proteja), así que se recomienda ponerles protector solar para animales.

Recoger las heces

Un comportamiento cívico nos ayudará a normalizar la convivencia entre perros y personas. Para ello, es esencial que mantengamos la playa limpia y recojamos las heces de nuestra mascota en bolsas, que trasladaremos perfectamente cerradas a la papelera o contenedor.

Baña a tu perro después del viaje a la playa

Después de nadar, dale a tu perro un buen baño con un champú para perros para eliminar la arena de su cuerpo. Ten cuidado al quitarle la arena de la cara, ya que el champú podría entrar en contacto con los ojos y provocar irritación. Si no puedes bañar a tu perro, puedes usar un cepillo suave para eliminar la arena de su pelaje.

Es importante que no te olvides de secar sus orejas, especialmente si tiene orejas sensibles. De esta manera, evitarás que se desarrolle cualquier tipo de infección de oídos. Puedes optar por visitar a tu veterinario tan pronto como regreses a casa para que le dé una revisión rápida.

Cosas que no se te pueden olvidar cuando vas a la playa con tu perro

1. Su cartilla de vacunas actualizada en caso de que se produzca algún imprevisto no deseado.

2. Un recipiente o bebedero y abundante agua fresca.

3. Una sombrilla para que tu perro esté protegido de los rayos solares, en especial en las horas de mayor exposición al sol.

4. Bolsas para recoger sus excrementos.

5. Algún snack para premiarlo cuando responda a estímulos positivos.

6. Un juguete, si le gusta jugar dentro del agua.

7. Fundas para proteger las almohadillas de sus patas, en el caso de que tu perro muestre hipersensibilidad al contacto con la arena caliente.

8. Su correa y su collar con placa de identificación.

Ventajas de llevar a tu perro a la playa

Un perro con muy buena salud va aprovechar las bondades de la playa como respirar aire puro del mar con lo cual sus pulmones van a expandirse mejor al inhalar. Mientras, otro de los beneficios es caminar porque ayuda a mejorar la circulación y estimula los receptores nerviosos.

Otras recomendaciones

  • Es imprescindible que tu perro sepa obediencia básica y puedas comunicarte con él (por ejemplo, que acuda a tu llamado).
  • Mantenerlo cerca y supervisado para prevenir problemas con el oleaje y las corrientes. No permitas que entre en profundidad.
  • Al final del día, enjuágalo con agua dulce limpia y sécalo con toalla.
  • Seca sus oídos suavemente con un algodón envuelto en tu dedo – no usar hisopos.
  • Evita que ingrese al mar si está enfermo o tiene heridas abiertas. Ante cualquier duda, consulta siempre con tu veterinario de confianza.