Hoteles: Los beneficios de hospedarse en ellos

Cuando viajamos, lo primero que pensamos es en donde nos alojaremos. Es por ello que en este artículo te explicamos los beneficios de hospedarte en los hoteles. Para que tomes la decisión correcta a la hora de elegir. Síguenos leyendo.

Un hotel es un edificio planificado y acondicionado para otorgar servicios de alojamiento a las personas y que permite a los visitantes sus desplazamientos. Los hoteles proveen a los huéspedes de servicios adicionales como restaurantes, piscinas y guarderías. Algunos hoteles tienen servicios de conferencias y animan a la gente a organizar convenciones y reuniones en su establecimiento.

La palabra hotel deriva del francés hôtel u ostel, que originalmente se refería a un albergue, a una mansión urbana, al ayuntamiento (hôtel de ville) o al hospital (hôtel-Dieu). En el uso actual, hôtel designa un establecimiento hotelero (en español escrito sin el acento circunflejo) y hôtel particulier hace referencia a una residencia privada o mansión.

Clasificación de los hoteles según las estrellas

Hoteles 1 estrella

Es la puntuación que tiene menos requisitos. Deberán tener la habitación doble de 12 metros cuadrados mínimo, habitación individual de 7 metros cuadrados mínimo, cuarto de baño de 3,5 mínimo, calefacción y ascensor.

Hoteles 2 estrellas

Aquí los requerimientos para las estrellas de los hoteles van aumentando en superficie y acondicionamientos. Se requiere habitación doble de 14 metros cuadrados mínimos, habitación individual de siete metros cuadrados mínimos, cuarto de baño de 3,5 metros cuadrados mínimo, teléfono en la habitación, calefacción, ascensor y caja de seguridad.

Hoteles 3 estrellas

Habitación doble de 15 metros cuadrados mínimo, habitación individual de 8 metros cuadrados, cuarto de baño de 4 metros cuadrados, teléfono en la habitación, calefacción, aire acondicionado en zonas comunes, ascensor, bar y caja de seguridad.

Hoteles 4 estrellas

Habitación doble de 16 metros cuadrados mínimo, habitación individual de 9 metros cuadrados, cuarto de baño con baño y ducha de 4,5 metros cuadrados mínimo, teléfono en la habitación, calefacción, aire acondicionado en la habitación, ascensor, bar y caja fuerte dentro de la habitación.

Hoteles 5 estrellas

Estos son los requisitos para ser hotel 5 estrellas. Habitación doble de 17 metros cuadrados mínimo, habitación individual de 10 metros cuadrados mínimos, cuarto de baño con baño y ducha de 5 metros cuadrados mínimo, teléfono en la habitación, calefacción, aire acondicionado en la habitación, ascensor, bar y caja fuerte en la habitación.

Beneficios de hospedarte en hoteles:

Atención las veinticuatro horas

Alojarte en un hotel implica contar con una persona que velará por tu comodidad durante las veinticuatro horas del día, haciendo frente y ayudándote ante cualquier inconveniente que pueda surgirte. Esto te resultará especialmente ventajoso cuando te encuentres en un país cuyo idioma no domines, ya que contarás con ayuda a la hora de realizar trámites como comprar entradas para alguna atracción turística, buscar un buen restaurante local o incluso llamar a un taxi.

Programas de fidelización

Al igual que ocurre con las aerolíneas, muchas cadenas hoteleras cuentan con programas de fidelización que te permiten ir acumulando puntos del dinero invertido. Cuando los canjeas, los puntos se convierten en más servicios sin costes adicionales, como por ejemplo: conseguir una habitación de clase superior, tratamientos de spa, vales para el restaurante, entrega del periódico en la habitación y entradas para conciertos.

Compartir y sociabilizar

 Si eres una persona sociable y no tienes problema para platicar con desconocidos, te encantará llegar a un hotel. La mayoría cuenta con zonas de lectura, terrazas y áreas comunes en donde podrás compartir experiencias, practicar otros idiomas y conocer de otras culturas.

Siempre limpio y fresco

Hoteles

Nada mejor que dormir sobre sábanas limpias y frescas, esta es una de las grandes ventajas de alojarse en un hotel. Puedes dedicar más tiempo a disfrutar de sus vacaciones y menos tiempo al mantenimiento e higiene de tu habitación.

No tendrías que preocuparse por hacer la cama todos los días antes de salir. Y siempre serás recibido con la habitación limpia y agradable después de un largo día. Y en caso de que tengas que limpiar algo en cualquier momento, puedes hacerlo llamando al servicio de habitaciones 24/7.

Descansar y relajarte

Uno de los mayores beneficios del hotel todo incluido es que no tendrás que estar corriendo a las horas de almuerzo y cena para poder lograr un lugar en un restaurante o tener que suspender tu descanso para salir del hotel a buscar algo que necesites o estar preguntando en la recepción qué planes divertidos te recomiendan para hacer. Todo está dentro del hotel y no hay necesidad de salir.

Actividades programadas para sus huéspedes

 Durante el día disfrutar del sol y playa y en la noche conciertos, shows y entretenimiento. Casi la mayoría de los hoteles todo incluido, cada noche suelen ser diferentes los eventos, así que ten en cuenta los horarios y lugares donde se presentan para que estés a tiempo y no te pierdas de nada. Las actividades acuáticas y para los niños están a la orden del día, así que disfruta de todo lo que te ofrecen ya que has pagado anticipadamente por ello.

Buena localización

Los hoteles se suelen situar en magníficas localizaciones. Nada mejor para disfrutar de tus vacaciones que estar en el centro de una ciudad. Si estás de vacaciones paga un poco más y duerme en el centro.

Nosotros siempre solemos tener muy en cuenta la localización de nuestro alojamiento y es nuestro primer criterio a la hora de elegirlo. En los principales buscadores suele haber una opción que muestra los alojamientos situados en el mapa. Nosotros la solemos utilizar habitualmente.