Erizo de mar: Descubre todo sobre el

El erizo de mar es un ser invertebrado que pertenece a la Clase Equinoidea, clasificándose en Equinoideo regular (propios de playas rocosas) e irregular (vive enterrados en la arena)

También podemos decir que tienen forma globosa, carecen de brazos y poseen un esqueleto interno constituido por placas calcáreas unidas entre sí, y esto es lo que forma el caparazón, en donde insertadas en el, se encuentran las espinas o púas móviles, responsables de las diversas complicaciones que pueden ocasionar si nos clavamos una o varias de ellas.

En ellas existen unas estructuras llamadas pedicelarios, que poseen un bulbo brillante en la punta que con el contacto se abre y aparecen tres púas que contienen veneno, más o menos potente dependiendo de la especie.

Los erizos de mar pertenecen a uno de los grupos de animales mejor conservados en los registros fósiles. De hecho, se han llegado a conservar los caparazones calcáreos de algunas de las primeras especies de erizos de mar, que aparecieron en la Tierra hace nada menos de 200 millones de años.

Picaduras

En caso de que te pinches con estos animales en el mar debes seguir los siguientes consejos:

Quitar las espinas

Primero debes protegerte las manos para extraer o manipular las espinas. Sin duda será lo más urgente que debes hacer y por eso es importante que o bien las quites en el agua rápidamente o salgas para que el erizo no te siga picando, o algún otro que haya cerca.

Date cuenta que si no las quitas el veneno continuará “trabajando”.  Las espinas deben salir por completo y no debe quedar ningún trozo fuera.

Lavar bien la zona

Una vez que te hayas asegurado de que no quedan púas o espinas clavadas en la piel, el siguiente paso es limpiar el área con agua tibia y jabón neutro o antibacterial. De esta manera, evitarás que se infecte y eliminarás todo residuo del veneno de la picadura de erizo de mar.

Las secreciones emitidas por estos animales son destruidas por el calor, introduzca la zona afectada en agua caliente, si es posible, entre 30 y 90 minutos, para aliviar el dolor.

No tapar la herida

Una vez lavada y secada la zona aplica antiséptico para una mayor protección pero permite que tanto los poros como la piel respiren y elimine, si es que aún queda, algún rastro de veneno de manera natural. Date cuenta que si las tapas y aún queda algún trozo de espina, este trozo de piel podría infectarse o bien no recuperarse del todo.

Chequea la herida

Hay antibióticos que te pueden ayudar aunque siempre es mejor que acudas a tu médico o a la posta sanitaria en cuestión de la playa para que te lo miren.

Para evitar infecciones te recomendamos que ingieras algún tipo de antibiótico y, para reducir el dolor, un analgésico. Es fundamental que monitorees la herida y detectes si hay algún signo de enrojecimiento, pus o dolores punzantes. En ese caso, consulta lo más rápido posible con un médico.

Gastronomía

A pesar de su larga historia gastronómica, según la historia griegos y romanos ya los disfrutaban como aperitivo, su pesca es relativamente nueva.

Su caparazón, cubierto de espinas de color verde, marrón o lila: un violeta intenso y hermoso, nos reserva en su interior uno de los mejores manjares marinos. Un exquisito caviar que se extiende en 5 partes (yemas) para recoger con cucharita y disfrutar de la más concentrada esencia de mar. Las yemas suelen ser de color rojizo o anaranjado en el caso de las hembras, más pálido en el caso de los machos. Y como en otros mariscos, suelen ser las hembras las de mejor sabor.

El erizo de mar no requiere mayor intervención culinaria, ya se sabe, cuanto mejor es el producto, menos hay que tocarlo. Al natural o simplemente cocidos son un bocado difícil de olvidar. Su sabor es intenso, entre dulce y salado, hay quien lo define como yodado. Su textura: suave y cremosa, deliciosa.

También se cuecen para hacer salsa de erizos y aprovechar su potente sabor, como en la Suprema de lubina con salsa de erizos que preparamos en temporada. Así que habrá que aprovechar esta lluvia de erizos que nos ha dejado Marzo, pues queda bien poco para que acabe la temporada!

¿Cómo limpiar el erizo de mar?

Lo primero que debemos tener en cuenta es que las púas del erizo están muy afiladas, por lo que es muy fácil que nos las clavemos al manipularlo, y además rompen con facilidad, con lo que nos puede quedar clavada en nuestra piel alguna púa de pequeñas dimensiones que no será nada fácil extraer, y que si no lo hacemos se nos infectará. Para evitar que nos pinchemos deberemos manipular el erizo con un trapo de cocina, cogerlo erizo por su parte inferior, y con la ayuda de unas tijeras de cocina lo empezaremos a cortar por la parte central. Iremos ampliando la zona de corte, evitando que se desprendan las púas hacia el interior del erizo, y de esta manera ya tendremos acceso al interior del mismo.

Una vez abierto, veremos un líquido que se debe escurrir, y que se puede aprovechar, una vez colado, para una salsa o sopa de pescado que quisiésemos elaborar. Una vez escurrido, veremos las cinco yemas de color anaranjado que se distribuyen de forma radial en su interior, que extraeremos con la ayuda de una cucharita, y es lo que podemos emplear en multitud de platos.

Receta

Ingredientes

Erizo abierto y limpio (con el cálculo de unos 15 gramos por persona), sal, pimienta negra, limón, vinagre de Jerez y escamas de sal.

Elaboración

La pieza debe ser lo más fresca posible y estar abierta y bien limpia, dispuesta para su consumo inmediato. Mezclar los ingredientes (condimentar con un poco de sal, un toque de pimienta negra, unas gotas de limón y unas gotas de vinagre de Jerez) en un bol. Colocar el erizo en un plato y poner “un poquito” de este aliño por encima. Como toque final, añadir unas escamas de sal.