Terapia de mar: Elimina tus dolores en Bocas del Toro

Terapia de mar: Ir a playa es una actividad recreativa que aporta muchos beneficios tanto a nuestra salud física como mental. En cuanto a la parte física en la mayoría de los casos ayuda a disminuir los intensos dolores que padecemos en el cuerpo y de esta manera nos ayuda a tener una mejor calidad de vida. Si quieres saber sobre la terapia de mar en Bocas del Toro. Síguenos leyendo.

Terapia de mar: ¿Por qué funciona?

El agua de mar está fresca y eso siempre ayuda a desinflamar y tiene un efecto rebote de aumento de la circulación sanguínea. Además, el frio disminuye la conducción nerviosa por lo que el dolor y la conducción de los estímulos dolorosos también disminuye. Si encima entramos y salimos del agua tenemos además un efecto de contraste térmico y circulatorio.

Pisamos en un terreno que nos ofrece una resistencia relativa y muy variable según estemos en arena seca, húmeda, mojada o dentro del agua. Esto, supone una variación de estímulos propioceptivos y del trabajo muscular necesario para caminar

Arenoterapia

Caminar por la húmeda

El hecho de que exista una inestabilidad e irregularidad constante en cada paso, hace que nuestro propio sistema músculo-esquelético tienda a adaptarse, haciendo uso de un mayor número de músculos y articulaciones que de manera habitual.

Terapia de mar

Esto presenta un beneficio notable, puesto que al trabajar más no sólo fortalecemos nuestros músculos, sino que también, realizamos un ejercicio de equilibrio y propiocepción indispensable para la estabilidad corporal, sobretodo en caso del tobillo. Este ejercicio podría funcionar como terapia de rehabilitación o fortalecimiento en pacientes con inestabilidad de tobillo o esguinces.

Por otro lado, su alta capacidad de absorción hace que este medio actué como amortiguador haciendo que nuestras articulaciones estén más protegidas al evitar impactos constantes. Además el hecho de hacer ejercicio, como es caminar, favorece nuestro sistema cardiovascular, activando el flujo sanguíneo y la circulación linfática. El contacto con la arena proporciona relajación por lo que influye en la disminución de estrés positivamente.

Arena seca

Si andas por la zona de arena seca, la resistencia es mayor y tus músculos se esfuerzan más. Eso significa que esos paseos tonificarán tus piernas. Si no estás muy acostumbrado a hacer deporte, es mejor que elijas la parte húmeda, donde hay menos resistencia y se camina más fácilmente.

Andar por la arena te pone en forma y previene futuras lesiones, pero no sólo eso, puede ayudarte a recuperarte de algunas. Pregunta a tu fisioterapeuta antes, quizás no todas las lesiones se traten de forma adecuada con un paseo en la playa. Pero para algunas, todo son ventajas.  Te pongo algunos ejemplos: Si sales de una lesión, como un esguince en el tobillo o una tendinitis, andar por la playa aportará una gran mejoría en la estabilidad de tu articulación puesto que conseguiremos:

  • Mejorar la propiocepción y el equilibrio.
  • Tonificar la musculatura.
  • Activar el sistema circulatorio.

Recomendaciones:

Evitar las horas de mayor exposición solar: las altas temperaturas en las horas centrales del día pueden causarnos un golpe de calor y otros problemas físicos, así que es preferible ir a la playa antes del mediodía o por la tarde.

Aplicarnos crema solar protectora a todo el cuerpo, incluidas las plantas de los pies: cuando pensamos en quemaduras solares, solemos pensar en hombros, espalda y brazos quemados, pero también podemos sufrir quemaduras en los pies a causa de la temperatura de la arena, ya que el dorso de los pies es una zona sensible que no está expuesta al sol durante el año con el zapato cerrado.

Estar atento a dónde pisamos: caminando por la playa, a veces puede haber objetos en la arena que nos lesionen, de forma que debemos fijarnos bien dónde pisamos.

Hay que tomar en cuenta, si deseamos hacer estos paseos por la playa, debemos hacer una consulta a nuestro médico, quién “nos aconsejará si existe alguna contraindicación en caso de lesión o enfermedad grave y nos recordará las precauciones que debemos tomar”.

La artritis y la artrosis

La artritis y la artrosis causan con dolor, este es un dolor que generalmente se ve aliviado con calor. Esta técnica presenta la gran ventaja de que la aplicación de arena sobre la piel no impide que ésta transpire con normalidad y además retiene el calor del sol.

Esta técnica va a hacer que el calor que el sol nos aporta sea mayor y penetre en mayor medida en los tejidos, lo que va a tener un efecto analgésico en las articulaciones afectadas de diferentes procesos reumáticos como pueden ser la artrosis y la artritis.

La técnica de aflicción consiste en hacer un foso y esperar a que la arena que queda en el fondo se caliente un poco. Después, el paciente se tumba y se le cubre otra vez con arena a excepción de la cabeza. Hay que estar 10-20 minutos.