Stress: ¿Por qué ir a la playa elimina el stress?

En esta oportunidad te traemos las razones por las cuales ir a la playa colabora a la eliminación del stress. Síguenos leyendo.

Detiene las preocupaciones

 El mar nos ayuda a romper con esos círculos viciosos de preocupaciones y pensamientos nocivos que nos persiguen en nuestro día a día. Los entornos naturales, como el mar o los bosques, han demostrado que nos desenganchan de esas obsesiones, pues nos liberan de nuestra vida cotidiana, ya que nada de lo que veamos, tocamos u oigamos nos recuerda a ello.

Sensación de calma

la presión atmosférica y la cantidad de oxígeno es máxima en las playas, lo que se traduce en una oxigenación más activa de nuestro organismo, haciendo que nuestro ritmo respiratorio y latidos del corazón sean más suaves y pausados, provocando -por consiguiente- que nos transmita esa maravillosa sensación de calma.

Favorece las relaciones sociales

Será porque la playa huele a verano, el verano invita a divertirse, y la diversión, en líneas generales, consiste en buena medida en compartir con los demás, pero lo cierto es que la playa favorece las relaciones sociales, tan necesarias para una buena salud mental. Los niveles de relax que proporciona estimulan el acercamiento a los otros y son un magnífico acicate para conocer a nuevas personas y, por lo tanto, para disfrutar de nuevas experiencias que acarrearán un estado mental satisfactorio.

Reduce sentimientos de depresión

 La playa también proporciona cierto alivio a los sentimientos de depresión. El sonido hipnótico de las olas en combinación con la vista y los olores pueden poner al cerebro en estado meditativo. Esto ayuda a limpiar la mente y reflexionar sobre la vida en un espacio en el que te sientes seguro.

Aumenta la conciencia sobre nuestro entorno y sobre nosotros mismos

El mar induce un estado meditativo leve. Este estado se define como una actitud de estar, simplemente, en el momento presente. Esto supone que disminuyen los juicios que podemos establecer sobre lo que estamos percibiendo, por lo que tenemos menos probabilidades de ocupar el momento actual con ansiedades futuras o memorias del pasado

Sensación de felicidad

Sumergirse en ese estado de calma favorece la liberación de neurotransmisores como la serotonina y la dopamina que estimulan la sensación de felicidad

Stress

Se respira mejor

La inclinación natural a inhalar profundamente cuando se llega a la playa es en realidad una respuesta automática a la calidad del aire. Las personas con asma o dificultades respiratorias encontrarán que es mucho más fácil respirar cuando están en la playa que en cualquier otro lugar. Esto se debe a que los músculos del pecho que rodean los pulmones no solo se relajan cuando una persona entra a la playa, sino que el aire en sí está cargado de iones negativos que aumentan la absorción de oxígeno en los pulmones. Los iones negativos también pueden ayudar a equilibrar los niveles de serotonina, impactando positivamente su estado de ánimo

Se pueden reducir la inflamación y el dolor

Los ejercicios acuáticos son, con mucho, la actividad aeróbica más fácil para los ancianos, las personas con dolor en las articulaciones como artritis o las que han sufrido cirugía recientemente. Esto se debe a que el agua ofrece una gran resistencia sin ningún impacto, y en realidad reduce el peso de una persona sumergida en alrededor del noventa por ciento.

Mejora la cognición y la toma de decisiones

El mar, como todos los ambientes naturales, nos permite oxigenarnos mejor. El aire que respiramos es más puro y esto estimula un mejor funcionamiento de la corteza prefrontal, responsable de la toma de decisiones, del razonamiento y de la evaluación de las situaciones

El color azul

Los diferentes colores producen diferentes efectos psicológicos, emocionales y físicos. El color azul, por ejemplo, es usado en marketing para transmitir sensación de calma. Está demostrado que el color azul tiene un profundo efecto calmante en las personas. Además, el color azul favorece la creatividad, la motivación y la concentración. Quedarse mirando fijamente al mar cambia la frecuencia de nuestras ondas cerebrales y nos lleva a un estado meditativo realmente relajante.

Melatonina

El mar incrementa los niveles de melatonina. Se trata de una hormona que interviene en el ciclo del sueño, por lo que cuanto más puedas producir esa hormona, más facilidad para dormir. El agua del mar contiene altos niveles melanina y por eso el agua del mar es excelente en este proceso porque contribuye a conciliar el sueño de forma más sencilla y efectiva.

Caminar en la arena

Está probado que caminar descalzo tienen numerosos beneficios para nuestra mente y nuestro cuerpo. La razón es que nuestros pies contienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas y puntos de acupuntura. Nuestros pies son capaces de absorber los iones en la superficie de la tierra de la misma formar que nuestros pulmones lo hacen con los del aire.