Escudo de Veraguas en Bocas del Toro

Escudo de Veraguas o Dekö en ngäbere es el nombre de una apartada isla de Panamá de 3 km², ubicada en el Mar Caribe. Si bien su nombre podría indicar que pertenece a la provincia de Veraguas, en realidad pertenece a la Comarca Ngäbe-Buglé y está localizada a unas 20 millas del Golfo de los Mosquitos.

Escudo de Veraguas es un lugar mágico, una isla completamente virgen, que alberga numerosas especies que no podemos encontrar en ningún lado como el perezoso pigmeo de tres dedos. Está lo suficientemente lejos de otras islas y la tierra firme para tener un desarrollo de un número de especies y subespecies que solo se encuentran en esta isla, tales como la subespecie del ave paseriforme saltarín cuellidorado (Manacus vitellinus amitinus), la salamandra Oedipina maritima y el perezoso pigmeo de tres dedos (Bradypus pygmaeus), que se encuentra en peligro de extinción.

En su mayoría deshabitada, posee unos pocos establecimientos nativos, y algunos otros son temporales usados por pescadores. La mayor parte de la isla se encuentra en su estado natural.

¿Cómo llegar?

Para llegar a Escudo de Veraguas se toma una avioneta desde el aeropuerto de Albrook y se llega a Isla Colón. Si vas por tierra, puedes salir desde la terminal de Albrook en bus hasta Bocas del Toro. Desde el puerto de Chiriquí Grande sales en lancha rumbo al Escudo. Nosotros pernoctamos en la comunidad de Río Cañas, donde además de conocer la cultura y tradición de sus habitantes, nos acondicionaron unas hermosas cabañas con cuartos y baños privados para pasar la noche.

Sea cual sea el tiempo que tome en lancha hasta el escudo (pueden ser de 2 a 4 horas dependiendo del tamaño del motor y la cantidad de pasajeros).

Partes de la isla

La isla escudo tiene 4 secciones:

Primera parte:

La primera es la parte de la playa más grande; donde está el pequeño pueblo ngäbe. Aquí hay un grupo de casas que están habitadas ciertos meses del año, cuando el mar permite que las pequeñas embarcaciones de los pescadores puedan llegar a la isla.

Segunda parte:

La segunda es la parte de los acantilados; el mar ha hecho la función de escultor, creando hermosos arcos navegables y escenarios naturales increíbles. En esta parte se encuentran pequeñas playas, como escondidas, que se han formado cuando el mar erosiona la piedra. Es en esta sección en donde está el mágico lugar que los ngäbes y buglés llaman “La Cueva de la Virgen”. Aquí hay una playa oculta que con el pasar de los siglos ha quedado bajo un techo natural, y donde todos los visitantes se hacen la foto obligatoria en el viaje,

Tercera Parte:

La tercera sección son los esteros: el paisaje es muy impresionante porque combina la belleza de aguas cristalinas y arenas blancas que vemos en lugares como San Blas, con el espesor de la selva, cuyo verde se refleja en el agua, fusionándose con el azul del cielo, creando una combinación y un contraste que es difícil de describir.

Cuarta parte:

 La cuarta parte es la de las pequeñas playas que parecen haber sido diseñadas y construidas siguiendo instrucciones para crear un paraíso.

Fauna

Escudo de Veraguas

En esta isla sehan descrito unas nueve especies endémicas, entre ellas el perezoso pigmeo (Bradypus pygmaeus), un murciélago frugívoro (Artibeus incomitatus); una rata espinosa acorazada (Hoplomys gymnurus wetmorei), una especie endémica de ave (Amazilia handleyi) y tres subespecies de aves, y la Zamia de Escudo (Zamia hamannii).

Flora

Los bosques inundables controlan el flujo de agua, funcionan como una esponja que absorbe agua cuando es abundante y la libera cuando escasea. También son sumideros de carbono, ya que crecen en turberas, lugares donde se acumula materia orgánica sin descomponer (turba) durante miles de años. Y los bosques de tierra firme controlan la erosión en la isla, en ellos crecen especies que son aprovechadas por los pobladores, como el níspero.