Como evitar la insolación en Bocas del Toro

Bocas del Toro se mantiene casi todo el año con un fuerte sol. Aunque si estamos en la playa tienes la opción de nadar para refrescarte, igualmente es importante tomar las medidas para que evites la insolación. Es por ello que a continuación te indicamos como evitar la insolación en Bocas del Toro. Síguenos leyendo.

¿Qué es la insolación?

La insolación o hipertermina es el aumento de temperatura del cuerpo que por algún motivo no puede evacuar ese exceso de calor. Cuando el cuerpo no es capaz de enfriarse, por lo general debido a una temperatura exterior demasiado elevada y a algún fallo corporal, hablamos de este trastorno tan típico en los meses de verano.

Síntomas de insolación

Los síntomas de la insolación incluyen una elevación de la temperatura corporal, falta de sudor, dolores de cabeza, náuseas y vómito. Los síntomas neurológicos, como confusión y pérdida de conocimiento, también pueden resultar de exposición extrema al calor.

Las personas mayores y los niños, así como las personas con enfermedades crónicas graves, tienen el mayor riesgo de desarrollar la condición. Las personas con problemas cardíacos, del riñón y del hígado en particular deben ser muy conscientes del calor, según los expertos, y deben hablar con sus médicos sobre la exposición al calor.

Medidas para prevenir

Hidratación

La hidratación es la más importante de todas las medidas que debemos tomar para prevenir la insolación. Aunque no estemos todo el día en la playa, hay que mantener el cuerpo convenientemente hidratado, bebiendo unos 2-2,5 litros de agua al día. Lo más conveniente, especialmente para las personas mayores y los niños, es llevar siempre una botella de agua encima y beber a pequeños sorbos cada cierto tiempo, incluso si no se tiene sed.

La fruta y la verdura fresca también contribuirán a una buena hidratación. Hay que evitar las bebidas con cafeína y alcohol, ya que tienen un efecto diurético, lo que contribuye a la deshidratación.

Busque la sombra

Aunque haya esperado varios meses la llegada del sol no abuse de la exposición. Un poco de vitamina C nunca estará demás, pero mídase. En lo posible, busque la sombra para caminar, esperar o descansar. Un viento fresco suele

Usar lentes de sol apropiados

como evitar la insolación

Siempre será bueno usar lentes para proteger los ojos y la piel alrededor de éstos. Obténgalos de un lugar confiable, con las características reales para la protección. No se deje llevar por el precio, pues a la larga será perjudicial para su salud.

Colóquese un sombrero

Estará bien si se coloca un gorro, pero ideal es un sombrero. El gorro le protegerá el rostro, pero el sombrero le protegerá hombros y nuca. Y recuerde, estos accesorios no solo protegerán su piel, sino también sus ojos de la intensidad de luz.

Sécate bien al salir del agua

Es importante. Las gotas de agua actúan como lupas con el sol. Debemos secarnos bien y aplicar de nuevo la protección solar.

Vestir ropa adecuada

Nuestra ropa permitir la transpiración. Para ello ha de ser ligera, holgada, mejor blanca (rechaza la luz solar) y de algodón, que permita la transpiración. Las fibras acrílicas retienen más el calor y dificultan la transpiración. En la actualidad hay fibras especiales para el sol, que rechazan la radiación ultravioleta.

Intente evitar ejercicios intensos

Realizar ejercicio físico siempre es beneficioso para la salud, pero durante las olas de calor es recomendable que reduzcamos nuestra actividad. También es importante que nos hidratemos durante su ejecución, ya que los golpes de calor además de por la exposición solar son causados también por la práctica de deporte.

Calcular las horas menos peligrosas

 Las horas en las que los rayos solares se hacen más intensos van entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde. Tome en cuenta este dato para organizar su día. Téngalo en cuenta también en el caso de querer broncearse en la playa.

Bloqueador solar

En primer lugar, deberíamos comprobar en su etiqueta que nuestra crema protege tanto de rayos UVA como UVB. Además, debemos fijarnos en el Factor de Protección Solar (SPF). Este índice sirve para multiplicar el tiempo que tardamos en empezar a quemarnos al sol.

Para saber con más seguridad qué SPF necesitamos, debemos saber también cuál es nuestro fenotipo de piel. Hay un total de seis, aunque los más comunes en la población española son el III y el IV, que se caracterizan por un bronceado bastante rápido y quemaduras no muy graves.

Teniendo todo esto en cuenta, los expertos recomiendan cremas de factores altos, entre 25 y 50. En cuanto a la aplicación, debe realizarse 30 minutos antes de la exposición al sol, y es conveniente repetirla cada dos horas o después de cada baño.

Fototipos de piel y recomendaciones de protección

Las necesidades de protección solar, sin riesgo de quemaduras, (Factor de Protección Solar: FPS) serán diferentes, según la sensibilidad de piel y la forma de reaccionar ante la exposición al sol, de cada persona (fototipo).

La sensibilidad de la piel (fototipos)se ha definido de acuerdo a seis categorías:

  • Tipo de piel 1: Nunca se broncea y siempre se quema. Generalmente, personas de cabello rubio o pelirrojo, ojos azules, piel pálida con pecas.
  • Tipo de piel 2: Se quema fácilmente pero puede broncearse eventualmente. Personas de cabello rubio, ojos azules y con pecas.
  • Tipo de piel 3: Se broncea fácilmente y rara vez se quema. Por lo general, son personas con cabello y ojos oscuros, con una piel ligeramente más oscura.
  • Tipo de piel 4: Nunca se quema, siempre se broncea, Persona de cabello, piel y ojos más oscuros.
  • Tipo de piel 5: Piel mediterránea, nunca se quema, siempre se broncea con tono muy moreno, cabello moreno, coloración de la piel muy morena.
  • Tipo de piel 6: Piel negra (por ejemplo, afro-caribeños).

Recuerda comprar tu bloqueador solar dependiendo de tu tipo de piel. Y si no estás muy seguro consulta con un experto. ¡Hasta la próxima!.